Ingredientes:
  • 500 gr harina
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 dl de aceite previamente frito con media cucharadita de granos de anís y dejado enfriar totalmente.
  • 2 dl de aceite para freír los borrachuelos
  • sal y miel

Realización:

Se pone la harina en una marmita, se le añade el aceite, mezclándolo bien, se le agrega el vino y luego la sal, y se sigue trabajando. Más tarde, se vuelca la masa sobre el mármol y se extiende con el rodillo, dejándola muy delgada. Con la ayuda de un molde, se cortan circunferencias y se medio enrollan.

Se pone una sartén al fuego con el aceite mencionado en último término y, cuando está muy caliente, se fríen los borrachuelos.

Una vez bien dorados, se sacan de la sartén, se escurren, se pasan por miel, colocándolos en una fuente, para ser consumidos cuanto antes mejor.

 

 

{cont