Mata de hasta 40 cm de altura. Tallos erectos, profusamente ramificados. Hojas simples decusadas, sesiles lineares, ligeramente ciliadas en la base. flores en verticilastros agrupados en una inflorescencia terminal, capitada, hermafroditas y zigomorfas. Cáliz de sépalos soldados, bilabiado, con labio superior tridentado e inferior con dos dientes. Corola de pétalos soldados, de color rosa, bilabiada, con el labio superior bífido y el inferior trilobado. Fruto formado por núculas globosas.

Muy común en lugares abieflos. Florece de Junio a Septiembre.

Todos los tomillos son enormemente apreciados por su riqueza en esencias, timol, calvacrol. etc., que les confieren propiedades medicinales (antisépticas, balsámicas, carminativas y antibióticas) y culinarias para su uso como aromatizante de numerosos platos y para fabricar licores. El "Tomillo andaluz" tiene un amplio uso en el proceso de endulzado o encurtido de la aceituna, en el que además de conferirles sabor y aroma, actúa como antiséptico regulando la fermentación y evitando el desarrollo de microorganismos indeseables. Por otro lado, se trata de plantas de uso común en jardinería para su cultivo en rocallas.

El epíteto Thymbra es el viejo nombre latino que los romanos aplicaban a la "ajedrea", en realidad otra especie y otro género, Satureja montana, también muy apreciada por sus propiedades aromatizantes. El nombre específico, "capitata", hace referencia a la disposición de las flores en cabezuelas a diferencia de otros tomillos que las presentan en espigas de verticilastros.

 

 

 

 

{cont