Arbusto de hasta 100 cm de altura. Tallos erectos muy ramificados, tomentosos. Hojas opuestas, no pecioladas, linear-lanceoladas, revolutas, enteras. Con indumento estrellado y glándulas sentadas amarillas en el haz y envés. Fascículos de hojas axilares. Flores en espigas de vesticilastros terminales, densas, de longitud superior a 2 veces su anchura. Con 3 a 12 brácteas apicales estériles obovadas u oblongas, purpúreas. Flores hermafroditas, zigomorfas. Brácteas fértiles ovadas, acuminadas, purpúreas. Corola de hasta 10 mm, purpúrea, subactinomorfa. Fruto formado por 4 núculas glabras.

Frecuente en el matorral que invade las zonas degradadas del bosque de encinas, sobre sustrato ácido. florece de Febrero a Noviembre.

Tanto las flores de los cantuesos como las de los espliegos (L olfficínalis) son muy ricas en aceites esenciales, alcanfor y otros compuestos de amplias virtudes medicinales que se utilizan sobre todo como antisépticos, tónicos, o antiespasmódicos. Por otra parte, de toda la planta se puede extraer por destilación una esencia que se usa en perfumería y farmacia.

El nombre del género deriva del latín "lavo", lavar, debido a que griegos y romanos la utilizaron para aromatizar sus baños. En la provincia crecen otras dos subespecies que se diferencian por el tipo de indumento que recubre las flores y por el tamaño de los pedúnculos de las inflorescencias. la más común es la subespecie stoechas, siendo más rara la subespecie sampaiana.

 

 

 

{cont