Nombre común que recibe un árbol o arbusto (en este caso se le denomina carrasca o chaparro) de la familia de las Fagáceas que se extiende por la región mediterránea. Las encinas son árboles corpulentos, de copa densa y corteza negruzca, que pueden alcanzar los 25 m de altura. Las hojas son persistentes, simples, alternas, polimorfas; tienen bordes también variables desde enteros a pinchudos; son gruesas y de color verde oscuro o grisáceo en el haz y grisáceo blanquecino en el envés. Las dos subespecies principales se distinguen por sus hojas: la subespecie ilex tiene las hojas mucho más largas que anchas y habita en áreas con precipitaciones superiores a 600 mm/año. La longitud de las hojas de la subespecie rotundifolia es menor del doble de la anchura y a veces casi igual a ésta. Su fruto tiene un sabor más dulce.

Las flores de distinto sexo suelen salir en pies diferentes, las masculinas se agrupan en amentos colgantes muy densos y amarillos, las femeninas normalmente aparecen aisladas, sobre pedúnculos cortos. Florece en abril y mayo. El fruto es una bellota de color castaño oscuro lustroso, rodeado de una cúpula grisácea, de escamas muy apretadas. Maduran en octubre y noviembre.

España es el país con mayor superficie poblada con encinas del mundo, aunque su área ha disminuido mucho por la acción del ser humano. No tiene preferencias especiales por los suelos. La madera es pesada, dura, muy densa y compacta. Proporciona una leña de gran poder calorífico y se ha utilizado mucho para hacer carbón. La corteza y las agallas son ricas en taninos y se emplean en la industria del curtido de cueros.

Clasificación científica: la encina pertenece a la familia de las Fagáceas (Fagaceae); su nombre científico es Quercus ilex. La subespecie de hoja alargada se clasifica como Quercus ilex ilex y la de hoja redondeada como Quercus ilex rotundifolia

 

 

{cont