Formación natural de extraordinaria relevancia que se encuentra localizada en la margen derecha de la Laguna de San Pedro, a media altura de la misma, en uno de los salientes montañosos que la bordean, con fácil acceso por la actual carretera que sube desde las lagunas hacia Ossa de Montiel.

Este elemento natural singular está constituido por una enorme grieta de origen sísmico que recorre un reborde montañoso a lo largo de unos 50 ó 60 metros, separándolo del resto del macizo con una anchura máxima de unos 5 metros, y una profundidad que podría estimarse en unos 25-30 metros.

Su denominación parece provenir de la caída, hace tiempo, de un bóvido en alguno de los puntos más profundos de la grieta, en donde, sin que pudiera verse, ni hacer nada por él, se le escuchó mugir durante días.

 
 
 
LUGARES DE INTERES