Al cruzar el pueblo de Ruidera en direccion a las lagunas y cruzar el puente que cruza el final de la laguna del rey se toma un camino a la izquierda, descendiendo por un pequeño camino que se abre en las inmediaciones de la inactiva central eléctrica de san alberto (construida en 1910) se accede a la base de la represa, aparecen allí, sendas estructuras compuestas por lechos de musgos petrificados dispuestos de modo suavemente ondulado que se adaptaban a pequeñas micro-rupturas originadas por el afloramiento del sustrato rocoso en el antiguo lecho del guadiana. hacia arriba, se vuelven a advertir capas tobáceas asociadas a antiguos musgos, pero ahora dispuestos en lechos totalmente verticalizados que se disponían en zonas de cascadas y fuertes saltos de agua. hoy estas estructuras cimeras sólo son visibles parcialmente; en efecto, tras su génesis y en épocas de menor actividad de los saltos de agua, se adosaron a las estructuras de musgo un conjunto de viseras y flecos estalactíticos formados por el escurrimiento lento y moderado del agua que tímidamente rebosaba el techo de la represa natural; ésta precipitó la calcita que recubre parcialmente las estructuras de musgos tobáceos conformando a su vez las cortinas estalactíticas y con su progresión originaron sendos abrigos y pequeñas cavidades.

Esta barrera tobácea se encuentra, en la actualidad, en una fase muy regresiva y sólo cuenta con un par de saltos de agua. estos se localizan en el sector izquierdo de la barra travertínica, en un paraje denominado el hundimiento. este topónimo parece ser que viene relacionado con un fenómeno de colapso acontecido en el seno tobáceo, más o menos karstificado, de la barrera travertínica con ocasión de una fuerte crecida que tuvo lugar en 1945. aquella avenida destruyó una serie de batanes sitos en estas inmediaciones y formó un hoyo vertical que configuró los bellos saltos de agua, alguno espectacular, que se advierte en este lugar.

 
 
 
LUGARES DE INTERES