La población de Ruidera se sitúa entre las lagunas del Rey y de Cueva Morenilla, atravesada por la principal vía de comunicación, la N-430. Otra vía sale del centro de la villa (CR-3115) por lugar muy pintoresco, sin apenas separarse de las corrientes del río Guadiana y de las lagunas Cueva Morenilla, Coladilla y Cenagosa, hasta la altura de "La Magdalena'. Desde aquí, la carretera se separa de estos bellos parajes hasta alcanzar la ciudad de Tomelloso, partido judicial al que pertenece, y a la cervantina Argamasilla de Alba.

Ruidera ha pasado de olvidada aldea a atrayente lugar de recreo. Se halla a una altitud de 765 metros sobre el nivel del mar. El relieve de su término es arrugado e irregular, sin apenas terrenos llanos. Hasta el día 21 de Septiembre de 1990 no alcanza la independencia de su matriz Argamasilla de Alba, constituyéndose su Ayuntamiento el día 24 de Noviembre del mismo año.

Durante los meses de verano aumenta considerablemente su población debido a la atracción que ejerce la belleza de sus lagunas, y ha registrado en los últimos años mayores dimensiones su casco urbanístico.

Desde tiempos prehistóricos tiene un legendario origen. Existen no pocos vestigios en tierras de su término de la presencia del hombre. En documentos históricos remotos se hace mención a su antiguo castillo que en el siglo XIII pertenecía a los caballeros de la Orden de Santiago y de su existencia hasta el siglo XVI como consecuencia de su privilegiado emplazamiento. En su proximidad la de haber un templo bajo la advocación de Santa María de la Blanca.

En el frontón de la rampa de subida al palacete se conserva un antiguo escudo de piedra tallada difícil de descifrar que denota su pasado noble.

De los siglos XVIII y XIX hay referencias curiosas. Ruidera alcanza su mayor esplendor en el reinado de Carlos III pasando a ser conocido como "Real Sitio". Este mismo monarca, con el beneplácito del Papa, separa de los territorios de la Orden de Santiago parte de la laguna Colgada, Del Rey, Cueva Morenilla y una porción de la Coladilla, ampliando así los territorios de la Orden de San Juan, y crea un Mayorazgo- Infantazgo con las posesiones de esta última para el segundo-génito de su dinastía. Manda construir la fábrica de pólvora, un palacete para personajes reales, la casa del Rey que presenta planta cuadrada y dos alturas más cámara, el interior de la misma se distribuye en torno a patios, acequias y canales para irrigar importantes superficies de tierras sanjuanitas y repuebla de moreras una amplia zona para alimentar gusanos y obtener seda con destino a las reales fábricas de tapices.

En las frecuentes incursiones y correrías de las tropas carlistas en 1834 y 1836 son destruidas e incendiadas las fábricas de pólvora y sus almacenes, reedificadas cuatro años más tarde. En una de estas incursiones las tropas del general Cabrera, al mando del célebre carlista Manuel Adarve (El Locho), con 600 jinetes, se apoderan de Ruidera y le es tendida una emboscada para desalojarlo, siendo vencido en la llamada "Loma de los Muertos" (1834).

Hoy en día, esta pequeña localidad atrae poderosamente al visitante por su incomparable entorno.

 
 

ESTABLECIMIENTOS
SELECCIONADOS

 
 
LOCALIDADES